Las mejores herramientas para crear smart contracts

Las mejores herramientas para crear smart contracts


Uno de los usos más comunes de blockchain, y a la vez con más potencial, son los smart contracts o contratos inteligentes, esos que no son ni contratos ni inteligentes. De hecho, no son más que código informático que permite a un dispositivo ejecutar de forma automatizada las secuencias previamente programadas, sin necesidad de intervención humana.

En verdad, definir qué es un contrato inteligente resulta bastante complicado, ya que para ello debemos tener en cuenta la combinación de diversas disciplinas como la informática, la jurídica o la matemática. En todo caso, si releemos la definición puramente tecnológica, observaremos que en un smart contract​ el “​código es la ley​”, pues cada una de las cláusulas negociales redactada según el paradigma “​If this, then that”, se ejecutará irremediablemente en la forma programada.

Sea como sea, el origen de los smart contracts se remonta a hace más de 20 años, cuando fueron inventados por el jurista y criptógrafo Nick Szabo. Por lo tanto, el concepto es anterior a blockchain, aunque es bajo ésta donde nace todo su potencial.

Dicho esto, ¿qué herramientas existen ya en el mercado para crearlos? Destacan dos opciones muy consolidadas:

En primer lugar, podemos mencionar a OpenLaw, que ofrece un conjunto de herramientas para construir y administrar relaciones a través de contratos inteligentes. Entre otras cosas, automatiza rápidamente cualquier acuerdo legal, almacena electrónicamente firmas y evidencias de contratos ya ejecutados, tokeniza y transfiere activos basados ​​en blockchain y permite crear y programar transacciones entre contratos inteligentes, pudiendo crear aplicaciones más complejas basadas en la tecnología blockchain.

En segundo lugar debemos mencionar a Clause, que ofrece funcionalidades para ayudar a digitalizar contratos legales y construir soluciones tecnológicas innovadoras, a través de smart contracts que pivotan sobre la tecnología blockchain. Por tanto, a través de su plataforma permite automatizar pagos entre contratos, crear acuerdos autoejecutables y utilizar o editar plantillas para facilitar la creación de los contratos inteligentes con texto legal personalizado y lógico.

Una tercera opción que empezó en el ámbito de los smart contracts sería Monax, si bien ahora no podemos asegurar que siga en esa línea, aunque su servicio siguiera siendo sobre la creación y uso de contratos digitales.

Llegados a este punto, podemos empezar a plantearnos quiénes están utilizando estas herramientas y para que:

1) Rocket Lawyer sería un primer ejemplo, la compañía de tecnología legal en línea lanzará bajo el paraguas de OpenLaw una ‘Stablecoin’ para contratos inteligentes.

2) Docusign, la empresa que permite a las organizaciones gestionar acuerdos electrónicos, ha integrado, entre otras funciones, cláusulas inteligentes de Clause para que se puedan activar elementos codificados en un contrato. De esta forma, Docusign y sus usuarios podrán aprovechar las ventajas que implican los smart contracts.

3) LegalZoom, compañía de tecnología legal en línea que ayuda a sus clientes a crear documentos legales sin tener que contratar necesariamente un abogado, ha unido fuerzas con Clause para proporcionar contratos legales inteligentes al público en general y a las pequeñas empresas.

4) Thomson Reuters se vinculó con OpenLaw para llevar a cabo una prueba de concepto que posibilita que Contract Express y el sistema OpenLaw pueden trabajar juntos para registrar hash de contratos en la cadena de bloques Ethereum. Eso a su vez ha permitido comenzar con un documento Contract Express y convertirlo en un contrato inteligente con transacciones de moneda digital y elementos de autoejecución.

5) Clause también se convirtió en el primer Business Partner de IBM Blockchain Platform en publicar una muestra en la nueva galería de IBM. La misma rastrea los productos perecederos en la cadena de bloques y utiliza un contrato legal inteligente que se ejecuta en la Cláusula para capturar los términos contractuales y los cálculos de penalización entre productos alimenticios, importadores y transportistas.

6) Por último, podemos mencionar servicios para auditar smart contracts. Es decir, los que cercioran que los contratos inteligentes se implementan con la lógica correcta. Estos servicios pueden garantizar, entre otras cosas, que la interfaz entre los smart contracts y las fuentes de datos externas que desencadenan eventos (los oráculos) están apropiadamente diseñadas e implementadas. Dicho esto, entre los servicios que existen podemos destacar:

  1. BlockCat, startup especializada en la auditoría de los contratos inteligentes.
  2. Ernst & Young anunció su EY Smart Contract Analyzer, un servicio para auditar contratos inteligentes, permitiendo a los usuarios monitorear smart contracts y tokens para detectar sus posibles riesgos de seguridad.
  3. Otra gran empresa que también anunció un proyecto para auditar y encontrar riesgos en los contratos inteligentes fue Fujitsu.

 

En conclusión, existen varias posibilidades a la hora de elegir herramientas para crear contratos inteligentes. Ahora bien, nosotros nos quedamos con dos: OpenLaw y Clause, al ser desde nuestro punto de vista las más completas e intuitivas. Del mismo modo, observamos que hay grandes nombres como Rocket Laywer, Thomson Reuters o EY, entre otros, utilizando la tecnología blockchain y los smart contracts, lo que demuestra que estamos superando la fase de burbuja total, pasando de “revoluciones” a aplicaciones reales. En definitiva, es innegable que la tecnología y sus usos tienen un gran potencial que ya está presente y disponible.

 

Autor: Felipe Herrera Herrera.

Abogado especializado en Derecho Digital y responsable del área sobre Blockchain en el bufete Términos y Condiciones. Consultor en Legaltech en la firma Legaltechies. CEO y miembro fundador del Portal Jurídico A definitivas.